13 ene. 2013

"La Luminaria" - Fiesta tradicional de Moralzarzal


En la noche del 19 de enero, víspera de San Sebastián, patrón de las enfermedades y la peste, se celebra en el Parque del Raso de Moralzarzal (Madrid) la fiesta de la Luminaria. El principal atractivo de esta fiesta es el fuego, un elemento al que los castellanos medievales atribuían propiedades mágicas y purificadoras. Ellos realizaban ritos de fuego tanto para ahuyentar a los malos espíritus como para proteger las mieses.

Hoy en día la Luminaria es una hoguera gigante situada en una plaza pública, la cual está en una zona muy céntrica, junto a la iglesia y fácilmente accesible en el pueblo. Se dice que el humo y el fuego son purificadores y que tienen efectos mágicos. Esta tradición viene de cuando los mozos esposados el año anterior subían al monte por leña y la bajaban corriendo, y para hacerse paso tocaban varios cencerros entre si.
Llegados al pueblo amontonaban la leña en una enorme pila, bailando y corriendo a continuación por el pueblo con los cencerros atados a su cintura. Al caer la noche prendían fuego a la pila de leña, bailando y cantando alrededor de esta hasta la madrugada. Ya cuando la leña empezaba a consumirse y quedando solo un gran montón de brasas, los más atrevidos y agiles saltaban sobre ellas. Hoy también lo intentan al final algunos.



En la actualidad a las 8 de la tarde prenden fuego a la leña y mientras los vecinos ven arder jaras, troncos y ramas, y se calientan en la fría noche de enero, un grupo de desinteresadas y trabajadoras mujeres de la localidad, ofrecen gratis a vecinos y visitantes chocolate líquido calentito, churros y bizcochos.

¡Ojalá sigamos manteniendo así las fiestas tradicionales y que nunca se pierdan como otras tantas en el olvido!

Hans Klobuznik

7 ene. 2013

Fiesta Fin de Año. Costumbres y mitos

Como todos los años en estas fechas despedimos un año para darle la bienvenida al siguiente. Como aquel dicho que dice: "A rey muerto, rey puesto". Dejamos al ya anciano 2012 para recibir al recién nacido 2013. ¿2013? Vaya numerito, pero como ya vimos en el artículo sobre "el Numero 13", no tiene por qué ser de mal presagio sino todo lo contrario, por lo menos eso esperamos. De hecho el 21.12.2012 nos predecían los Mayas el fin del mundo, que por suerte no fue así.

Pero veamos qué costumbres y tradiciones conlleva la Fiesta de Fin de Año. En las diferentes culturas y en todos los tiempos los cambios de ciclo han llevado implícitos ritos para atraer salud, amor y dinero. Estos son los tres pilares básicos de la felicidad del hombre, por eso no es extraño encontrar ya ritos ancestrales propios en cada cultura, país o pueblo que buscan la felicidad, el éxito y la abundancia. Aquí en España, el comienzo del año se festeja con la tradición de las 12 uvas, con el ritual de comer una uva por cada una de las 12 campanadas del reloj de la Puerta del Sol en Madrid, llamándolas "las famosas 12 uvas de la suerte". Se dice que esta tradición no es muy antigua y viene dada por un excedente de uva en Vinalopó, que hubo a principios del siglo pasado, consiguiendo así salvar el excedente de la cosecha, introduciendo toda la uva en el mercado, convirtiéndose así este hecho en una de las costumbres más típicas y seguidas del año. Hoy en día esta entidad Alicantina abastece la Noche Vieja española con 120.000 toneladas de exquisitas uvas con denominación de origen de Vinalopó.
A continuación y tras tomar las uvas comienzan los brindis, por supuesto como siempre con cava, ya sea catalán, extremeño o toledano, brindando por los mejores deseos y buenos propósitos y con la esperanza de alcanzar mayor éxito durante el año que comienza, y a continuación se mete un anillo de oro en la copa, pero con mucho cuidado de no tragárselo al brindar, para así atraer el dinero o la riqueza. También adoptamos la costumbre italiana de llevar una prenda roja, normalmente suele ser ropa interior, pañuelo o una cinta, y para finalizar antes de empezar a bailar se suele llamar por teléfono a los amigos y familiares más allegados para felicitarles, colapsando así todas los años las líneas telefónicas durante muchos minutos. Últimamente se ha impuesto la tradición de ir a correr una maratón llamada "San Silvestre Vallecana", aunque también se está imponiendo en otros barrios y ciudades de España.
Ahora como detalle veremos algunos ritos de algunos países para hacernos una idea de cuan diferente y variado puede ser la misma fiesta en diferentes partes del mundo.



En Alemania, Silvester, llamado así por ser el Santo de este día San Silvestre, los alemanes realizan la ceremonia del "Bleigiessen" (vertido de plomo). Este ritual consiste en desvelar los misterios del futuro derritiendo sobre un fuego un poco de plomo colocado en una cucharilla y vertiéndolo a continuación en un vaso o taza con agua fría. El plomo líquido se vuelve solido formando extrañas figuras y con una buena dosis de imaginación, creen que pueden predecir lo que les deparara el mañana. También son muy amigos de los fuegos artificiales y los petardos, sin llegar a la afición Valenciana, pero acercándoseles mucho a estos. Los escoceses festejan el "Hogmanay". Esta tradición consiste en prender fuego a un barril y hacerle rodar por las calles, para así abrir paso al nuevo año acompañado de fogatas, antorchas y diferentes cánticos. En Venezuela poco antes de las 12, las familias se reúnen en sus hogares y preparan la "Hallaca" un plato típico envuelto en una especie de “humita”, plato típico andino de maíz con relleno de aliño. Estos se regalan entre los amigos reafirmando así la amistad, deseándose buena suerte para el próximo año. En Rumania en fin de año, las mujeres solteras encienden una vela y miran el reflejo del agua en un pozo y según el reflejo, pueden ver o pretenden conocer el rostro de su futuro pretendiente. En Bulgaria para fin de Año hacen en todas las casas un pan en el que meten una moneda, para así atraer el bienestar económico junto con la abundancia de alimentos, también suelen meter papelitos en los que piden o desean cosas, como amor, salud, trabajo, etc. Y como último ejemplo vemos como en Italia llaman a la última noche del Año, "Notte di Capodanno". Siendo el plato indispensable en la cena familiar en la que se reúnen todos los miembros de la familia, el guiso de lentejas. De allí adoptamos la tradición de ponernos una prenda roja para así atraer la buena suerte en el año entrante. En Roma y Nápoles era tradición que dando las 12 campanadas de media noche del 31 de diciembre, tirasen los vecinos todos los muebles y trastos viejos por la ventana o el balcón como símbolo de deshacerse de lo viejo y malo para empezar el año nuevo con buen pie y con nuevas miras. Por suerte para los viandantes, actualmente se ha prohibido esta tradición tan original pero a su vez tan peligrosa.
Bueno pues…

¡¡¡FELIZ AÑO 2013!!!

Chin, Chin y cuidado con atragantarse con las uvas...

2 ene. 2013

Planta del mes de enero 2013 es Schefflera

SILUETA FLEXIBLE, SU COMPAÑÍA ARMONIZARÁ EL HOGAR
 
Algunas personas son felices con muy poco. No tienen una larga lista de deseos y de cosas para realizar. Tan solo necesitan ser felices, y sencillamente, se conforman, por eso sus esfuerzos se mueven flexiblemente para alcanzar ese objetivo. Algo muy similar sucede con la planta de interior de enero, la Schefflera, cuya silueta flexible buscará armonizar el hogar en busca de la felicidad.
 
 
 
Esta es una planta de interior con un toque altamente tropical. La Schefflera proviene de la familia de las trepadoras, como son muchos arbustos y lianas, y con una enredadera como estructura le resulta más fácil trepar. La Schefflera es originaria de los trópicos, pero eso no impide que también prospere en zonas menos cálidas. Por eso, en su casa, se sentirá mejor si está ubicada en un lugar cálido y con luz natural, ya que la Schefflera no tiene problemas con la luz solar directa, a diferencia de la mayoría de las plantas de interior. Hay que regarla con agua de forma regular, pero asegurándose de que la tierra no está húmeda más de un par de días. De todas formas, la flexibilidad y la adaptabilidad de esta planta, hacen que no tenga ningún problema en caso de que se olvide del riego en alguna ocasión.
 
Creando formas como un Bonsai
La flexibilidad de esta planta permite ser moldeada a su gusto, pudiendo obtener la silueta que desee, por eso, es la compañera de hogar perfecta. Puede eliminar las hojas o ramas que quiera, sin que ello repercuta en la planta de forma negativa. Y de esa forma, se desarrollarán nuevos brotes en la parte superior. Mediante la repetición de este ejercicio, se pueden crear formas, como si de un Bonsai se tratara, logrando el estilo que más le guste. Además existen diversas variedades de Schefflera, y a partes de los diferentes tonos en verde, podemos encontrar unas con las hojas de color púrpura, lo que hace de la Schefflera una planta perfecta para cualquier tipo de decoración.
 
Bajo la ducha
La Schefflera guarda un placentero secreto, y es que se siente fantásticamente bien cuando se le quita el polvo, que periódicamente reúnen en sus hojas, bajo el chorro de la ducha. Por eso, es muy recomendable que coja a su Schefflera, y de vez en cuando la premie con una ducha fresca como si fuera una fina lluvia de primavera. Verá como sus hojas brillan de placer, y tal vez, le recompense con una floración, que aun no siendo habitual en esta planta, puede conseguirlo y eso le hará sentir muy feliz.