28 jul. 2013

Pequeña historia de amor y naturaleza.

Nicolás Maria de Urgoiti (Madrid, 1869-1951) Ingeniero de Caminos, empresario y creador de Papelera Española, fundó la editorial Calpe, fusionándose mas tarde esta, con Espasa y dando así origen a Espasa Calpe S.A. Fue también excelente periodista y fundador de periódicos y revistas. El periodismo tal como lo concebía Urgoiti y tal como quiso que fuesen sus periódicos "El Sol y La Voz" debían tener como móvil, la ética, la verdad y el servicio público. La ética de sus periódicos fue de absoluta independencia.

Urgoiti es el protagonista de un episodio que hoy es leyenda y forma parte de la historia del Guadarrama. En el año 1924, dado su gran amor por la naturaleza, pasó unos días en la Sierra Madrileña, y en el Ventorrillo recibió la trágica noticia de la muerte de su padre. En su memoria decide indultar el magnifico ejemplar de pino situado a orillas del camino que une el Ventorrillo (estacionamiento de las máquinas quitanieves) con la Pradera de las Cortes, lugar donde le dieron la luctuosa noticia.

El pino estaba señalado para proceder en breve a su corta, ya que regularmente se realizan estas labores de tala en los bosques, para limpiar y sanear la zona. Urgoiti compró este pino evitando así que fuese talado como los demás. Después, y ya siendo de su propiedad, ciñe a la base del tronco una cadena de cuyos eslabones cuelgan las palabras dedicadas a su padre: "A su querida memoria, 1840-1924".



Ya nos dejaron definitivamente los dos protagonistas de esta historia conmovedora, pero todavía sigue en el mismo sitio el pino con sus más de 100 años de vida, para contar al excursionista, con sus letras de hierro, una bonita y conmovedora vieja historia de un gran amor filial y un gran respeto a la propia naturaleza, pudiéndose ver hoy todavía el pino con su cadena y sus letras alegóricas levemente oxidadas.

Date un paseo por la Sierra del Guadarrama, visita el árbol, y disfruta de su precioso paisaje y su aire limpio,puro y sano, ¡merece la pena!

Hans Klobuznik

1 jul. 2013

Planta del mes de Julio: Gerbera

JOVIAL, VIBRANTE, Y DE ALEGRES Y LLAMATIVOS COLORES

En esos momentos de presión, tensión y estrés, que se viven últimamente y de los que deseamos escapar, no hay nada mejor que un aporte de optimismo inspiracional, que nos motive y nos aporte ese entusiasmo y bienestar tan necesario. La Gerbera, la planta del mes de julio, es toda una inspiración floral, que nos llenará el hogar de energía positiva, alegría y entusiasmo.

La Gerbera goza de unos colores brillantes, alegres y muy variados: amarillo, rojo, naranja, rosa, morado, blanco, y mezclas de estos entre si, el abanico es enorme. Es una planta resplandeciente que destaca con facilidad. Pero a la vez, es sencilla y nada arrogante, sino más bien se muestra honesta, y en consonancia con el resto de las flores. Cabe destacar su tallo peludo, y sus pétalos suaves y fuertes, que invitan a ser acariciados de forma automática.



Con flores alegres
La Gerbera es originaria de Asia, América del Sur y Tasmania, y fue descubierta en el siglo XVIII. Desde entonces, han surgido numerosas variedades, que se han ido cultivando, todas ellas muy hermosas y variadas, con flores grandes y pequeñas, y sobretodo con una amplia variedad cromática.

Atractivos colores
La Gerbera es una planta de colores muy atrayentes, es lo que hace que sea muy decorativa en cualquier hogar. Colocarla en un tiesto que convine a juego con el color de sus pétalos, será suficiente para darle al interior de su casa un toque fresco y simple, pero a la vez enormemente eficaz. Ubíquela en un lugar con luz natural, como poder ser al lado de una ventana, pues todas las plantas con flores necesitan sentir los rayos del sol, aunque es mejor evitar el sol intenso de la hora punta, y esa dosis de sol hará que la Gerbera goce de flores más grandes, de colores más vivos y con mayor número de brotes. Debe regarse de forma regular, además de nutrirla de vez en cuando con un sustrato vegetal. Y con estos cuidados básicos podrá disfrutar de un alegre colorido en sus flores, de toda la energía que desprende, y de una porción saludable de entusiasmo.