23 may. 2013

¿Duermen también las plantas?

Los seres humanos así como los animales después de estar durante todo el día en constante movimiento, al caer la noche, les entra o mejor dicho nos entra una sensación de cansancio y dependiendo del ejercicio o trabajo practicado, hasta de agotamiento. Los músculos y nervios necesitan descanso, pero sobre todo el cerebro.

Durante el sueño perdemos la conciencia y así en ese estado de relajación, se recuperan las fuerzas perdidas durante el día. Pero ¿cómo reaccionan las plantas al estrés diario? Ellas no tienen músculos, ni nervios, pero aun así trabajan durante todo el día absorbiendo los rayos de luz realizando la fotosíntesis y absorbiendo los nutrientes del suelo a través de las raíces, para así alimentar a toda la planta con las sustancias nutritivas necesarias. Pero como este proceso de asimilación solo es posible durante el día o en horas con luz y sol, también se permiten las propias plantas, que las partes más castigadas durante el día tengan su descanso nocturno, ya que aun siendo su actividad química constante, al igual que nosotros, tampoco dejamos de respirar por la noche.

En algunas plantas se observa perfectamente su estado de sueño, vigilia o descanso, en el movimiento o posicionamiento diario de sus hojas al atardecer y mejor aún al anochecer. Esto es sobre todo visible en dos especies de plantas. En las leguminosas, con sus hojas compuestas y estipuladas y en las oxalidáceas, estas con sus típicas hojas trifoliadas (los populares tréboles de tres hojas). Por ejemplo en las Acacias, Mimosas, Albizias o en la singular Mimosa púdica, variedades estas pertenecientes a la primera de las familias mencionadas. Podemos ver como al atardecer, sus finas y pequeñas hojas se pliegan suavemente manteniéndose así durante toda la noche y abriéndose como un pequeño abanico a la mañana siguiente, para quedarse así ya desplegadas durante todo el día. De una manera parecida se comportan las hojas de la judía, que por la noche doblan cansadas sus hojas, volviéndose a estirar frescas y descansadas por la mañana, poniéndose cara al sol, dejándose inundar por sus rayos,cálidos y luminosos. Al atardecer los tréboles con sus típicas hojas trifoliadas (las de la buena suerte ya sabéis que no son tres, sino cuatro hojas las que tienen) pliegan igualmente sus tres acorazonados pétalos de hoja suavemente, doblándose a ambos lados del nervio central, dando sensación de placidez y descanso. 



Fijaos este verano en los ejemplos citados, y veréis como las plantas también necesitan de tranquilidad y descanso para dormir plácidamente durante toda la noche. Por lo que:

"Buenas noches Sra. Acacia, buenas noches Sr. Trébol y buenas noches Srta. Judía, y a descansar, ¡que mañana será otro día!"

Hans Klobuznik

13 may. 2013

De la Vid, la Uva y el Vino

Con algunas excepciones, a la mayoría de la gente le suele gustar el vino pero a unos más que a otros por lo que unos lo mezclan con gaseosa, limón o agua pero otros prefieren tomarse una sola copa, pero saboreándola lentamente. Ya sabemos que hay muchas clases de vino, tinto, blanco, rosado, espumoso, etc., pero vamos a ver solamente unos pequeñísimos apuntes, como de dónde viene el vino, sobre la planta, además de algunas frases, pensamientos de personajes famosos o curiosos.

Vitis vinifera es el nombre botánico de nuestra conocida vid y como todo el mundo sabe, es la planta o arbusto que nos regala las riquísimas y refrescantes uvas, fruta muy apreciada por su gran contenido en azucares, carne suave, fresca y jugosa. La uva es una baya que en su interior lleva entre 1 y 4 pepitas. El conjunto de bayas (uvas) constituye el curioso y espectacular racimo de uvas. Estas, tras ser debidamente elaboradas nos dan el exquisito y preciado vino. El vino (del latín, vinum) es una bebida obtenida de la uva mediante la fermentación alcohólica de su mosto o zumo. La fermentación se produce por la acción metabólica de levaduras que transforman los azucares del fruto en alcohol etílico y gas en forma de dióxido de carbono. El azúcar y los ácidos que posee la uva hacen que sean suficientes para el desarrollo de la fermentación. No obstante, el vino es la suma de un conjunto de factores ambientales: Aproximadamente un 66% de la recolección mundial de la uva se dedica a la producción vinícola; el resto es para su consumo como fruta. A pesar de ello el cultivo de la vid cubre tan sólo un 0,5% del suelo cultivable en el mundo.

El cultivo de la vid se ha asociado siempre a lugares con un clima mediterráneo, pero también se cultiva en otras zonas. Se da el nombre de «vino» únicamente al líquido resultante de la fermentación alcohólica, total o parcial, del zumo de uvas, sin adición de ninguna sustancia. El conocimiento de la ciencia particular de la elaboración del vino se denomina enología. La vid es una planta trepadora muy ramificada con tronco leñoso y corteza parduzca que con el tiempo se desprende a tiras del tronco. A este se le llama cepa, a las ramas, sarmientos, de los que luego salen zarcillos, a nivel de ciertos nudos. La entrada en producción de esta planta es rápida, entre los primeros 3 y 4 años, y su longevidad sobrepasa por mucho los 40 años, siendo ya una planta adulta en plena producción para que empiece a dar buenos frutos.

Para su cultivo, al final del periodo de reposo la planta necesita de bajas temperaturas al menos durante 7 días seguidos con temperaturas inferiores a 10º C. y a continuación la brotación se lleva a cabo cuando la temperatura media vuelve a ser superior a 10º C. Su floración suele ser de finales de mayo a junio según las variedades o su exposición. Las flores son muy numerosas, pequeñas y de tonalidades verdosas en los extremos de las pequeñas ramificaciones secundarias de olor agradable formando densos racimos opuestos a las hojas. A parte del calor, otro factor importante para el desarrollo de la vid es la luz. En efecto, la luz influye en el desarrollo más o menos importante de la floración y por tanto en la abundancia de la cosecha del año. La vid da sus mejores resultados en las laderas expuestas al Sur en alturas inferiores a los 300 m. Cuanto más luz, en veranos con temperaturas cálidas y algo secos la producción de uva será de mayor abundancia y calidad. En zonas altas y más frías la vid solo estará a gusto protegida a lo largo de muros y laderas soleadas. La vid se adapta bien a muchos tipos de suelo pero no se da bien en los suelos impermeables. Las mejores variedades son injertadas, evitando así además enfermedades como por ejemplo su gran enemigo la filoxera. Es muy sensible al mildiu, oídio, araña roja, cariosis y la ya nombrada filoxera.

Como podéis ver ya sabemos algo más sobre la planta, sobre sus características y sobre su cultivo, ahora solo queda animaros para que plantéis una parra o una cepa en vuestro jardín o incluso en vuestra terraza o balcón. Esto es posible con un buen macetero, buena tierra, un buen plantel y un poco de ilusión y dedicación, y os puedo asegurar que llegareis a coger, igual que yo ya lo estoy haciendo en mi casa, vuestras propias uvas. ¿Que no llegáis a hacer vino?, no pasa nada, cogéis unas uvas de vuestra parra os compráis una buena botella de vino, un poco de queso, y a disfrutar, además recordad: "Uvas y queso, saben a beso".



"El Vino y el Arte de Vivir" (Proverbios famosos y populares)

  • El vino es la parte intelectual de una comida. Las carnes y legumbres no son más que la parte material. (Alexandre Dumas)
  • El que sabe degustar, no bebe demasiado vino, pero disfruta sus suaves secretos. (Salvador Dalí)
  • El cielo hizo el agua para "Juan que llora", e hizo el vino para "Juan que ríe". (Antoine Desaugiers)
  • El vino consuela a los tristes, rejuvenece a los viejos, inspira a los jóvenes y alivia a los deprimidos del peso de sus preocupaciones. (Lord Byron)
  • Dios no ha querido que el noble vino se pierda, es por eso que no nos da solo la viña, sino también la debida sed. (Dicho popular alemán)
  • Una barrica de vino puede realizar más milagros, que una iglesia llena de Santos. (Dicho italiano)
  • El vino es inocente, solo el borracho es culpable. (Proverbio ruso)
  • Hay más filosofía y sabiduría en una botella de vino, que en un montón de libros. (Luis Pasteur)
  • El vino es el amigo del sabio, y el enemigo del borracho (Avicena)
  • A la bota dale el beso, después del queso.
  • Comer sin pan y sin vino, es locura o desatino.
  • El buen vino, es oro fino.
  • El vino por el color, el pan por el olor y los dos por el sabor.
  • El buen vino, en copa cristalina, servida por mano fina, y el peleón, en jarro o porrón.
  • Vinos y amores, los más viejos son los mejores.
  • El agua para bueyes, el vino para reyes.


Y recuerda, bebe y disfruta del vino, ¡pero siempre con moderación!

Hans Klobuznik

4 may. 2013

MADRE SOLO HAY UNA

En un país lejano, una madre viuda vivía con su único hijo en una pequeña casita en el corazón de un gran bosque. El hijo trabajaba la madera como lo había hecho su padre antes de morir, pero un día decidió marcharse a la gran ciudad para hacer fortuna.

Después de varios años trabajando en distintos oficios decidió volver a casa y tras una larga caminata llegó a su casa a media noche. Al llegar, vio la puerta de su casa abierta y con un gran susto entro gritando:

-"Madre, madre, ¿le ha sucedido algo? ¿Está usted bien?". Su madre sobresaltada salió a su encuentro diciendo:

-"Hijo, bienvenido, ¿ya estás de vuelta? ¿Estás tu bien?"

-"Si madre, ya decidí volver, pero dígame, como se dejó la puerta abierta a estas horas de la noche?"

-"Hijo", le contestó su madre con una amorosa sonrisa: "Desde que te fuiste, la he dejado siempre abierta, esperándote y pensando que podrías volver en cualquier momento, y para que no tuvieses ninguna dificultad para volver entrar en tu casa, te la dejé todas las noches abierta..."

Efectivamente, ¡Madre solo hay una!

1 may. 2013

Planta del Mes de Mayo: Miltonia

COLOR Y PERFUME CONFORMA UNA CARISMÁTICA BELLEZA

Déjese llevar por su dulce perfume. La Miltonia embriagará el ambiente de su casa con un agradable aroma. Esta belleza sudamericana tan solo desea maravillarle con su aspecto y su perfume tan exótico. Y sin duda, logrará cumplir ese objetivo. La Miltonia es una planta que no pasa inadvertida para nadie, debido a su increíble belleza y su poder de atracción. Razones suficientes para coronarla como planta del mes de mayo, e invitarla a entrar en su hogar.



La Miltonia pertenece al gran grupo de variedades de orquídeas. Debido a la forma de las flores, también se la conoce como la orquídea del pensamiento. Las flores de la Miltonia son realmente llamativas, de tamaño grande, y color intenso, en blanco, rosa, rojo, o en combinaciones de estos colores, y a menudo se pueden apreciar con un toque de amarillo en el corazón de la flor.

Atención

La Miltonia es una planta muy presumida a la que le gusta exhibirse, por eso es exigente y delicada, pero tantas atenciones, le recompensaran con una belleza y una fragancia exquisita. La Miltonia es una planta de apariencia frágil, pero nada más lejos de la realidad, pues es muy resistente y duradera. Como todas las plantas con flor, es importante ubicarla en un lugar con luz natural, como puede ser cerca de una ventana. Un poco de sol directo le vendrá bien, aunque es mejor evitar el sol demasiado intenso. Cuando el ambiente sea muy seco o caluroso, habrá que regarla con mayor frecuencia, pero sin excederse, y teniendo en cuenta que lo más recomendable es verter agua sobre la tierra o las cortezas del suelo y no sobre las flores.

Mostrar y conquistar

Teniendo en cuenta los cuidados descritos, se logrará crear las circunstancias que están más en consonancia con su entorno natural. La Miltonia tiene su origen en Brasil, Argentina, Paraguay y Colombia, y se encuentra ubicada en lugares húmedos, sombríos pero con algo de luz solar, y a menudo se encuentran a lo largo de las orillas de los ríos. Déjese conquistar por la vida y la belleza de una sudamericana, y goce del relax que ésta le puede aportar, en el salón de su casa.