17 sept. 2013

Nombres vulgares y cientificos de las plantas

Los aficionados a la jardinería, se lamentan a veces, que en los libros y catálogos de jardinería ya sean profesionales o para aficionados, se usen los nombres científicos en vez de los vulgares o populares. Pero nos debemos convencer que para la mayor claridad y comprensión solo existe un sistema de clasificar las diferentes plantas y variedades. El nombre científico es siempre el mismo y es igual en todas partes del mundo. El nombre vulgar cambia constantemente, de una época a otra y de un país a otro y de una región a otra del mismo país.



Por tanto, es el aficionado el que ha de hacer un pequeño esfuerzo y acostumbrarse a nombrar las plantas por sus verdaderos nombres científicos o técnicos. Y los jardineros tendrian que ser los primeros en dar ejemplo y no usar jamás en sus libros,prospectos, presupuestos o proyectos, los nombres corrientes o vulgares. O, en todo caso, no dejar nada mas los nombres científicos y poner los nombres vulgares entre paréntesis para mayor comprensión. Como ejemplo vemos en un catálogo de jardinería que ofertan "Varas de San José, Crestas de Gallo, Cestillo de Oro, Conejitos, Espuela de Caballero", etc.etc. ¿Qué quedará de todos estos nombres populares dentro de algunos años? Y otra cosa más importante ¿Cómo se llaman estas plantas en las diferentes Comunidades o Regiones? El "Tagete erecta", unos lo llaman clavel chino, otros clavel del moro, otros clavellinos... imagínense como los llamarán en vasco, gallego, catalán, y si los buscamos en la América de habla hispana, la labor sería interminable y caótica.

¿Qué sucede, por ejemplo, con la margarita? ¿Qué es una margarita? Nadie sería capaz de identificarla. Una margarita es una flor con un botón central con varias hojitas o pétalos radiados. Es una flor compuesta, con ligulas grandes (Apéndices que une la lámina con la vaina) y desarrolladas en florecitas de la periferia del botón. ¿Cuántas flores hay así? Esta es una de las familias que mas flores ha dado a la jardinería. Al decir margarita, lo mismo nos podemos referir a un "Chrysantemum", a un "Leucanthemum" a un "Bellis", a un "Aster", a un "Diplopappus", a una "Dimorphoteca", etc, etc. y por no nombrar otros muchos ejemplos. Otro ejemplo curioso es el "Myosotis", llamado en la mayoría de países -nomeolvides- pero en sus propias lenguas o idiomas, así en alemán se le llama: Vergissmeinnicht, en inglés: Forget-me-not, En francés: Ne m’oubliez pas, etc, etc.

Lo que creo importante en todos los casos es no prescindir jamás del nombre científico, pues es la única manera de entendernos en todo el mundo en todos los idiomas. Como ejemplo tenemos la época en que las medidas antiguas se utilizaban en diferentes países, regiones o zonas, llamándose en algunos sitios: las fanegas, la pulgada, el pie, la legua, la vara, el celemín el cuartillón, etc, etc. Implantándose al final el sistema métrico decimal para igualar y unificar los distintos sistemas y criterios.

Para terminar, yo recomendaría personalmente, poner el nombre científico, y a continuación entre paréntesis el vulgar, y así nunca nos equivocaríamos y no perderíamos nuestros nombres vulgares. 

Hans Klobuznik

1 comentario:

  1. Es muy común que la gente atribuya nombres a ciertas plantas y flores ya sea por sus propiedades curativas o bien por su apariencia.

    ResponderEliminar